Asia, Ayuda al viajero, Turquía

Cómo preparar un viaje a Turquía con un bebé

Hacía tiempo que no me sucedía, pero planeando esta aventura de viajar a Turquía con niños he recuperado una sensación de la que antes no podía separarme: ante la emoción de coger mis bártulos y volar de nuevo lejos, el pensar en  programar e iniciar una nueva odisea me provocaban tal ilusión y nerviosismo, que algo en mi estómago llegaba a encogerse con ese nuevo sueño.

Viajar a Turquía con niños, Capadocia

El viaje de este año ha sido un quebradero de cabeza, ya que esta vez seríamos 3, y uno de nosotros solo tendría 9 meses. Islandia lleva varios años resistiéndosenos por unas cosas u otras: en 2018 mi amiga Bea y yo no nos acabábamos de decidir a la hora de comprar los vuelos; en 2019 el problema era ajustar el presupuesto; en 2020 nos vacunamos para cambiar Islandia por Tailandia y al final quedarnos en casa (gracias covid); y este 2022, ni tiempo suficiente para Tailandia, ni ver viable perdernos planes como hacer trekking en un glaciar porque el bebé no podría. Así que pensamos en una mezcla de algo no muy lejano pero con un toque exótico, mágico y desconocido a la vez: Turquía fue la elección.

QUÉ NECESITAS PARA VIAJAR A TURQUÍA

Viajar a Turquía con niños,Kass
Kas, precioso pueblo de la costa turquesa.

A día de hoy, Turquía solo exige DNI o pasaporte. Los visados solo son necesarios si vas a pasar más de 90 días en el país. Tampoco te piden certificado de vacunación de coronavirus ni ningún test o PCR previas.

DOCUMENTOS PARA HACER EL DNI A UN BEBÉ

Para viajar a Turquía con niños, tu bebé también necesita un documento identificativo. Para solicitarlo en Galicia has de acudir a las oficinas de la policía con la siguiente documentación: foto en color de la criaturita, certificado de empadronamiento expedido en los 3 meses previos, certificado del registro civil de los 6 meses anteriores y pagar las tasas correspondientes.

¿ES SEGURO VIAJAR A TURQUÍA CON NIÑOS?

Viajar a Turquía con niños,GoremeA día de hoy, no podemos decir que estaremos 100% a salvo en ningún país del mundo. Turquía es un país seguro en cuanto a delincuencia se refiere, pero nadie pone la mano en el fuego porque no pueda darse algún tipo de ataque terrorista. Antes de viajar, nos leímos con mucha atención las recomendaciones del Ministerio del Interior. El acercarse a zonas fronterizas con Siria, (provincias de  Mardin, Sanliurfa, Gaziantep, Kilis y Hatay), está absolutamente desaconsejado y de hecho el acceso a ellas ya está de por sí muy controlado y restringido. Lo mismo pasa con la frontera con Irak, y con otras provincias del sudeste. En las principales ciudades, las colas para acceder a sitios de interés turístico pueden ser también objetivos de grupos terroristas, por lo que te aconsejan estar atento.

Íbamos a visitar grandes ciudades, eso entraba en el plan y decidimos mantenerlo ya que en nuestro propio país hemos sufrido esos ataques y el riesgo no parecía ser mayor; por supuesto del resto de zonas rojas nos mantuvimos alejados.

Viajar a Turquía con Bebé. Cisterna basílica
Cisterna Basílica en Estambul. Imprescindible.

Nos sorprendió el trato tan cariñoso que l@s turc@s le dieron a nuestro pequeño. Es verdad que los niños suelen despertar simpatía, pero yo en Turquía la sentí mucho más fuerte que en cualquier otro lugar. Les encantan: querían cogerlo, en las tiendas le regalaban cosas, incluso un artesano que hacía unas lámparas maravillosas tallando calabazas, le regaló una seca a modo de sonajero dándole un besito tan tierno en la mano al hacerlo que me conmovió.

SEGURO DE VIAJE ¿SÍ O NO?

Seguro Chapka

Con el peque yo no me la juego: . La verdad es que la única vez que me hice un seguro de viaje fue en la excursión de fin de carrera a Punta Cana, y en otro viaje a Marruecos a través de agencia; en todos los demás, me limité a llevar la Tarjeta Sanitaria Europea. Esta vez es diferente, yo no sé si a los que viajáis con niños os pasa normalmente o es solo al principio, pero yo me preocupo mucho más.

En mayo, recién cumplidos los 5 meses, hicimos nuestro primer viaje con él: 13 días de road trip por Portugal. El ir a un país vecino y tan similar al nuestro, en nuestro propio coche… nos daba bastante seguridad y fue una buena toma de contacto, pero Turquía está mucho más lejos, la mayor parte de su territorio pertenece a otro continente y nos surgen muchas más dudas. Al final decidimos hacernos un seguro (el más completo que encontramos) con Chapka (puedes verlo aquí, y reservando a través de ese enlace te hacen un 7% de descuento). Escogimos el Cap Trip Plus que no solo cubre gastos hospitalarios y repatriación, si no también el equipaje, pérdida de vuelos, canguro…y a un precio que nos pareció muy competitivo.

VIAJAR A TURQUÍA CON NIÑOS ¿ES NECESARIO COMPRARLE BILLETE DE AVIÓN?

Viajar a Turquía con niños. AviónSi el bebé tiene menos de 2 años y no ocupa asiento, pagarás un porcentaje mínimo (en nuestro caso creo que fueron 26 euros) Si el niño es mayor de 2 años, o si siendo menor quieres un asiento para él, sí has de pagar el billete completo.

¿QUÉ EQUIPAJE PUEDE LLEVAR?

Supongo que cada aerolínea tiene sus peculiaridades, así que te aconsejo mirar detenidamente las de la compañía con la que vueles, pero por lo general, el niño tiene derecho a su maleta y además a su sillita de paseo. Si son de las que se pliegan quedando tamaño equipaje de mano, incluso puedes subirla a la cabina y tratarla como tal, si no has de pasar por el mostrador de facturación y tras dejarte llevarla hasta el embarque, te la bajan a la bodega.

Con ellos además las restricciones de los 100 ml en líquidos son laxas, si se trata de su comida puedes superar estas cantidades.

¿CÓMO LO ENTRETENGO EN EL VUELO?

Viajar a Turquía con Bebé. Avión
Viajar a Turquía con niños: una ventana, una garantía.

El vuelo de Oporto a Estambul son unas 4h 30′ y nos daba mucho respeto pensar qué haríamos tanto tiempo, si se pondría a llorar… La verdad es que tuvimos bastante suerte, si bien antes de embarcar ya nos estábamos preocupando bastante porque estaba especialmente demandante, dentro del avión no tuvimos que hacer gran cosa. Tras despegar mamó y se quedó dormido; después hizo su comida de mediodía, jugó con servilletas, plásticos y cosas sin más que le generaron curiosidad; se ponía de pie en el asiento y se entretenía mirando a los pasajeros de atrás, volvía a dormir…Solo lloró y gritó un poco al comenzar el vuelo de vuelta porque tenía sueño. Satisfecha la necesidad, fin del problema.

EL FAMOSO VIAJE EN GLOBO

Viajar a Turquía con niños,Globos Capadocia
Amanecer en Goreme Sunset Point.

Una de las cosas que más ilusión nos hacían…y nos quedamos sin ella. En el globo no pueden subir niños menores de 6 u 8 años, según la empresa con la que contrates. Podéis turnaros o incluso aprovechar el servicio de canguro que algunas compañías ofrecen. A nosotros ni nos apetecía hacerlo por separado, ni dejar al niño con un@ desconocid@ así que nos conformamos (en realidad fue un privilegio y de las cosas más bonitas que personalmente he hecho en mi vida), con ver el cielo repleto de ellos. Todo un espectáculo.

DESPLAZAMIENTOS INTERNOS

Viajar a Turquía con niños,Carreteras
Conduciendo por Turquía.

En nuestro viaje a Turquía con el bebé, hicimos 3 trayectos en coche bastante largos (6-8 horas). Uno se hizo a ratos insoportable. Exige una sillita de coche de calidad para que el niño vaya lo más cómodo posible. Cuando llegamos a recoger el nuestro nos la cambiaron 2 veces, y aún así, nos fuimos con una que luego vimos que era muy rígida y tuvimos que almohadillar.

Aparte de un asiento cómodo, cada niño es un mundo pero a nosotros nos ayudó muchísimo hacer coincidir la hora de la siesta con el inicio del viaje. A partir de ahí parábamos cada vez que veíamos que lo necesitaba, a que le diera el aire, cambiarle el pañal, mamar o comer…y así al retomar el trayecto volvía a dormirse. También es cierto que tuvimos que cantar mucho, muuucho, pero al final es cuestión de dar con lo que ayuda a cada niño.

¿QUÉ COMEMOS?

BLW viajando
Rebozado en pimientos.

La comida creo que es una de las cosas que más trae de cabeza a los padres cuando se viaja. Nosotros hacemos BLW, que para quien no lo sepa es un tipo de alimentación que consiste en comer los mismos alimentos que el resto de la familia. La peculiaridad es que han de ser sin sal, y cortados y cocinados de forma que el niño pueda agarrarlos con sus manitas, y con la textura blanda que le ofrecemos, triturarlos y aplastarlos en la boca aún sin tener dientes. Además de eso, la leche sigue siendo su alimento principal durante el primer año de vida, así que dar el pecho y esa forma de alimentarse nos facilitó muchísimo las cosas.

En todos los alojamientos teníamos desayuno, y ahí solíamos apartar en un tupper, fruta, huevos y verduras para la comida del mediodía del peque. Intercalamos además hoteles con apartamentos para poder cocinarle un menú más variado con alguna fuente de hidratos de carbono, carnes, pescados… De todos modos, sí me fijé en la oferta que había en los supermercados (en las farmacias ni idea), y sí vi potitos.

LOS BEBÉS QUE NO CAMINAN

Porteo en Capadocia
Portear resultó lo más cómodo en Turquía.

Hay 3 opciones para estos peques: brazos, porteo y sillita de paseo. Para viajar por Turquía lo que más útil nos resultó fue portear. Hay zonas como los valles de Capadocia donde la silla podría llevarse, pero nos resultaría bastante engorroso; alternar porteo con brazos fue lo más cómodo para todos, ya que además porteado el niño suele hacer siestas y va descansado.

En ciudad solíamos salir con mochila de porteo y sillita para ponerlo cuando despertara, pero llevábamos también una toalla para darle sus momentos de movimiento libre y juego en algún césped o parque.

CONCLUSIONES TRAS EL VIAJE

Silla de paseo

Viajar a Turquía con nuestro peque es uno de los recuerdos más bonitos que guardaré sin duda de su infancia, pero soy sincera, los primeros días me preguntaba por qué no me habría quedado en mi casita tranquila. A lo ya de por sí cansado de caminar de un lado a otro todo el día, se sumaban unas noches de ya no sé cuántos despertares, con los ratitos de frustración y agotamiento que al final los 3 teníamos durante el día.

Hay que cambiar el foco, tal vez sea más cansado que cuando ibais en pareja o con amig@s, pero es maravilloso pensar en que estáis conociendo y descubriendo el mundo juntos. El ritmo ya no es el de antes, es otro que desconocéis y hace falta encontrar de nuevo, dejando espacio para cubrir las necesidades de todos. A lo mejor no puedes ver 5 mezquitas y caminar kilómetros en una mañana, pero puedes ver 2, jugar en el parque con tu peque y volver al hotel para una mini siesta si el cuerpo no puede más. Que no sea eso lo que te frene porque al final la vida son estos momentos fuera de nuestra zona de confort.

Si estás pensando en viajar a Turquía con niños o a otro destino y te surge alguna duda que esté en mi mano solventar, no dudes en escribirme en comentarios o a través del formulario del blog, ¡será un placer ayudarte!

Puedes leer sobre estos destinos en Turquía pinchando en el enlace: Kas (no te la pierdas, ¿es preciosa!), y la sorprendente Fethiye .


Booking.com

2 comentarios sobre “Cómo preparar un viaje a Turquía con un bebé

  1. Muy buenos tus comentarios Pienso que serán de utilidad a otros padres Os felicito por vuestra valentía y sacrificio pero no creo que Leo se acuerde algo del viaje Un abrazo a los tres

    1. Gracias Carmen! Supongo que es difícil que tenga algún recuerdo, pero lo que sé seguro es que todas las vivencias positivas y momentos felices que le demos van impactando en él y su personalidad y me quedo con eso🥰Mil besitos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *